El suicidio se puede prevenir si se presta atención a los signos de alarma

SALTA 09 de septiembre de 2022
Las acciones de promoción y prevención deben tener un carácter intersectorial e integrador. Asimismo, se insta a las personas a solicitar ayuda a cualquier servicio socio-sanitario.
84811-el-suicidio-se-puede-prevenir-si-se-presta-atencion-a-los-signos-de-alarma

Cada 10 de septiembre, se celebra el Día Nacional y Mundial para la Prevención del Suicidio. La fecha fue impulsada por la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio y la Organización Mundial de la Salud.

El objetivo general de este día es crear conciencia sobre la prevención del suicidio en todo el mundo. Los objetivos incluyen promover la colaboración de las partes interesadas y el auto-empoderamiento para abordar las autolesiones y el suicidio a través de acciones preventivas.

Estas acciones se pueden lograr mediante el desarrollo de capacidades de los servicios de atención médica y otros actores relevantes, difusión de mensajes positivos e informativos dirigidos a la población en general y grupos en riesgo como los jóvenes, y facilitando un debate abierto sobre la salud mental en el hogar, la escuela y el lugar de trabajo.

También se anima a todas las personas que están contemplando el suicidio o se ven afectadas por él, a que compartan sus historias y busquen ayuda profesional, no solo para dejarse ayudar, sino para ayudar a las demás personas afectadas por esta problemática.

El suicidio se encuentra entre las 20 principales causas de muerte para personas de todas las edades y es considerado como uno de los mayores problemas de salud pública a nivel mundial.

Se estima que, por cada suicidio, más de 100 personas se ven afectadas, incluyendo a la familia, amistades y personas relacionadas por trabajo, estudio u otras actividades compartidas. En muchos casos, puede repercutir negativamente en personas cercanas.

Prevención

Es posible prevenir el suicidio adoptando medidas a nivel de la población, de determinados grupos poblacionales y del individuo. Se recomiendan las siguientes intervenciones de eficacia demostrada que se basan en la evidencia:

  • Restringir el acceso a los medios utilizados para suicidarse
  • Educar a los medios de comunicación para que informen con responsabilidad sobre el suicidio
  • Desarrollar en los adolescentes aptitudes socioemocionales para la vida
  • Detectar a tiempo, evaluar y tratar a las personas que muestren conductas suicidas y hacerles un seguimiento.

Estas medidas se deben acompañar de intervenciones básicas como un análisis de la situación, la colaboración multisectorial, la sensibilización, la creación de capacidad, la financiación, la vigilancia, y el seguimiento y la evaluación.

Por ello, las actividades preventivas exigen la coordinación y colaboración de varios sectores de la sociedad, incluidos los de la salud, la educación, el empleo, la agricultura y la ganadería, el comercio, la justicia, el derecho, las fuerzas del orden, la política y los medios de comunicación. Esas actividades deben ser amplias e integrales, dado que ningún enfoque puede atajar por sí solo una cuestión tan compleja.

Posibles causas

El suicidio es el resultado de una convergencia de factores de riesgo: genéticos, psicológicos, sociales, culturales y otros. En algunos casos, estos factores se combinan con experiencias de trauma y pérdida.

El comportamiento suicida, a menudo, se relaciona directamente con problemas de violencia sexual o doméstica, embarazo en adolescentes, consumo de sustancias, problemas familiares o de convivencia y violencia social.

En la prevención, cada miembro de la sociedad es un actor clave, como miembro del grupo familiar primario, como amigo, colega o vecino.

Te puede interesar